Mis 12 películas de 2012

no_pablo_larrain

Ahí van las 12 películas que más me han gustado en 2012 entre la cartelera francesa, la española y mi paso por el festival de Cannes.

1. No de Pablo Larraín
2. Après mai de Olivier Assayas
3. Oslo, 31. August de Joachim Trier
4. Holy Motors de Leos Carax
5. Moonrise Kingdom de Wes Anderson
6. Beasts of the Southern Wild de Benh Zeitlin
7. Madrid, 1987 de David Trueba
8. Blancanieves de Pablo Berger
9. Sueño y silencio de Jaime Rosales
10. Laurence Anyways de Xavier Dolan
11. Le grand soir de Benoît Delépine y Gustave de Kervern
12. Después de Lucía de Michel Franco

¡Feliz año a todo el mundo!

Anuncios

París 2012 en imágenes

Bastille_06-05-2012

El año 2012 se termina y todavía intento encontrar las palabras que me permitan describir estos últimos doce meses en París. Algún día seguro que las encontraré. Me alegra poder haber guardado una buena cantidad de fotos para el recuerdo. De ellas he hecho una pequeña selección cronológica que se puede ver en este blog:

http://hpbordon.tumblr.com/

Como suele ocurrir en estos casos, en alguno de los mejores momentos que he vivido no llevaba la cámara conmigo.

Una de Hollywood en París

Frantic_Seigner-Ford

Harrison Ford y Emmanuelle Seigner en ‘Frenético’ (Roman Polanski, 1988).

Tras una larga cola de espera, conseguí visitar la exposición Paris vu par Hollywood, abierta al público del 15 de octubre al 15 de diciembre en el Hôtel de Ville. Es una muestra muy completa y cronológica de las recreaciones de la ciudad de París por el cine norteamericano, bien en los estudios hollywoodienses o bien rodando en la propia capital francesa. Desde el cine más primitivo hasta Hugo Cabret de Martin Scorsese, la exposición nos concede así una lista de hasta 100 películas.

Uno de ésos films es Frenético (Frantic, 1988) de Roman Polanski, en el que un reputado médico (Harrison Ford) de viaje en París para dar una conferencia, se ve obligado a ir en busca de su mujer, que le acompañaba en el viaje y ha desaparecido en el hotel misteriosamente. Por su conocido protagonista, sería un error quedarse únicamente con el carácter puramente comercial de la cinta, y conviene no olvidar que Polanski otorga a la película su signo autoral, guardando incluso rasgos de su anterior película rodada en París, El quimérico inquilino (Le locataire, 1976).

En Frenético impresiona gratamente el personaje de Michelle (una jovencísima Emmanuelle Seigner) que aparece avanzada la cinta para conquistarnos a todos. No olvidemos que se convertiría poco después en esposa del director. La sensualidad llega a la película de la mano de la actriz francesa junto al tema Libertango de Grace Jones. La canción suena hasta tres veces durante el metraje. Las dos primeras ocasiones es dentro del coche que conduce la joven con el angustiado profesor Richard Walker a su lado. En la segunda de ellas, el Libertango da lugar a una breve conversación, que gana mucho con las interpretaciones pero que reproduzco a continuación porque me parece que está muy a la orden del día:

Michelle: ¿Qué tipo de música te gusta?
Dr. Richard Walker: No sé. Música antigua. Clásicos sobre todo.
Michelle: Sí, a mí también. ¿Te gusta ésta?
Dr. Richard Walker: Ésa no es vieja.
Michelle: Oh, tiene tres o cuatro años.

La tercera vez que suena el Libertango de Grace Jones es en una discoteca, a donde llega la pesquisa de esta pareja improvisada. El baile no tiene desperdicio: la Seigner lo da todo frente a la impasividad del hombre casado. Y es que Frenético, en cierto modo, es el contrapunto a la típica historia de amor en París. El romance tan sólo se vislumbra con sutileza, porque los protagonistas –de medios opuestos– no tienen respiro alguno en su peligrosa aventura parisina. A mí me parece una película a rescatar y para nada vieja. Aunque algunos podrán decir con razón: “Oh, tiene tres o cuatro décadas”.