Raymond Cauchetier, el reportero de la Nouvelle Vague

ABoutDeSouffle_RC

“Las fotografías de Raymond Cauchetier son, en sí mismas, obras centrales de la Nouvelle Vague.”
Richard Brody, Aperture Magazine, número 197 (2009). 

Muchas imágenes de películas emblemáticas que ahora vemos a menudo en pósteres, calendarios, cuadernos, camisetas, chapas o avatares, solemos asociarlas al director de la película. Raras veces nos paramos a pensar que la persona que está detrás del objetivo de esas instantáneas es un fotógrafo profesional, al que se contrató para aportar su visión y ofrecer un testimonio del rodaje.

El fotógrafo francés Raymond Cauchetier (París, 1920) es uno de ellos, al que vemos hoy en día como un privilegiado. Estuvo capturando imágenes en, entre otros, los rodajes de Al final de la escapada, Lola, Adieu Philippine o Jules et Jim, películas esenciales de la Nouvelle Vague que dirigieron con entusiasmo e inigualable ingenio Jean-Luc Godard, Jacques Demy, Jacques Rozier y François Truffaut.

JulesJim_RC_

La carrera más romántica y famosa de la historia del cine en 'Jules et Jim' (1962).

La Polka Galerie de París ofrece una pequeña muestra de esas fotografías en la exposición Le cinéma du reporter, abierta al público del 25 de enero al 3 de marzo de 2012, que he tenido la oportunidad de visitar recientemente. Los más privilegiados pueden adquirir en persona reproducciones exclusivas por un precio entre los 2000 y los 4000 euros. Los menos afortunados, nos contentamos de sobra con apreciar, en tamaño ampliado, aquellos inolvidables momentos recogidos por Cauchetier.

Unas poses tan naturales como las de Jean-Paul Belmondo con Jean Seberg en los Champs Elysées y en el Hôtel de Suède, un nervioso Godard junto a su cámara Raoul Coutard, Anouk Aimée de irresistible cabaretera, o las de una disfrazada Jeanne Moreau con Oskar Werner y Henri Serre corriendo sobre el puente, son unos instantes que demuestran, no ya solo cómo el cine se liberó de algunas normas establecidas hasta entonces, sino que también transmiten una alegría de vivir que sigue perdurando y perdurará.